martes, 15 de julio de 2014

Mermelada casera de ciruelas amarillas

Con estos días de calor la idea de hornear echa un poco para atrás, verdad? Además, eso se une a que no estoy yo muy inspirada últimamente y con pocas ganas en general de hacer cositas. Y es que hay rachas en las que todo cuesta mucho más, y este es el caso, así que esperaremos a que vaya pasando y vuelva a mi el espíritu pastelero, repostero y cocinero en general ;)

La receta para hacer una mermelada la tenía pendiente desde hacía mucho... y es que había escuchado mucha leyenda urbana sobre el tema. Quiero decir, que muchas veces he escuchado a gente hablar que sin un buen robot es imposible (tipo thermomix), que es muy pesado y lento, que la textura no queda igual... en fin, muchas historias que habían hecho que fuera aparcando esta receta.

Pero la realidad amig@s es que todo eso es mentira... me ha parecido una de las cosas más sencillas que se pueden hacer en casa, con el añadido además de saber que te estás comiendo algo hecho 100% de fruta. Vamos, que ha sido la primera, pero no creo que sea la última mermelada que prepare. De hecho, ya tengo la siguiente en mente y no será de frutas, jeje!
Ingredientes
- 1kg de ciruelas amarillas
- 0,5kg de azúcar

La fruta elegida en mi caso fueron las ciruelas amarillas. Cosas de la vida... fui al supermercado y había oferta de ciruelas. A mi me encantan, sí, pero no calculé que comerme más de 1,5kg de ciruelas amarillas yo solita me llevaría algo de tiempo. Así que la ocasión era perfecta. Vamos con la elaboración.


Ponemos las ciruelas en un bol con agua y las dejamos un ratito para que queden bien limpias. Si es necesario, las frotamos un poco para asegurarnos de que no quede resto de suciedad, ya que no vamos a pelarlas.

Troceamos las ciruelas en trozos no muy grandes y retiramos los huesos. Preparamos una olla (preferiblemente con el culo gordito) y ponemos de una vez las ciruelas troceadas y el azúcar a fuego medio.

Dejamos la mezcla cocer durante unos 30 minutos. Las ciruelas soltarán bastante agua, que se mezclará con el azúcar y comenzarán a espesar.


Pasado ese tiempo retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco. Con el brazo de la batidora le damos una pasada a la mezcla en la misma olla. La fruta estará prácticamente deshecha, pero así le daremos una textura más fina.

Ponemos al fuego nuevamente otros 20 minutos a fuego medio para que reduzca un poco más y espese.

Retiramos del fuego y colocamos nuestra mermelada en los botes que hayamos preparado. Tened en cuenta que al enfriar siempre espesará un poquito más.

Si os sale mucha cantidad, podéis utilizar botes de cristal para guardarla. Cerradlos bien fuerte y ponedlos unos 10 minutos al baño maría. De esta forma conseguiréis hacer vuestra propia conserva y que la mermelada os dure mucho más tiempo con todo el sabor y sus propiedades.



Os animo a que probéis a hacer esta rica receta que seguro que os sorprenderá por la facilidad y el sabor a fruta tan natural. Espero que os guste ;)

BUEN PROVECHO!!!




0 comentarios:

Kits Fiesta Imprimibles

Sígueme en las Redes

Mi Rincón, Mi Cocina en Facebook Mi Rincón, Mi Cocina en Twitter Mi Rincón, Mi Cocina en Pinterest

Recibe todas las recetas en tu email

Sponsors

Visita mi Blog dentro de los Blogs de Cocina en Coobis.

Qué quieres preparar?

Contacta conmigo

A todos les gustan...

Google+