martes, 30 de abril de 2013

Leche frita: un postre tradicional, de los de siempre...

La receta que os propongo hoy de la leche frita ha sido totalmente experimental! No es que no la hubiera hecho nunca antes (que no lo había hecho), sino es que ni siquiera recuerdo haberla probado en ninguna ocasión en mi vida... jejeje! así que no sabía ni siquiera lo que tenía que salirme... pero bueno, gracias a internet y a las maravillosas fotografías que hay por ahí de casi todo lo que se nos ocurra, pues me hice una idea al menos aproximada de cómo debía ser el resultado... el resto: buscar algunas recetas, quedarme con lo mejor de cada una y aportarle lo que a mi me parecía que le venía bien, vamos... llevármela a mi terreno ;)

Y sin más dilación, paso a contaros ingredientes y demás detalles, espero que os guste! Yo he hecho un litro de leche, porque no controlaba muy bien las cantidades que resultaría... me salieron unas 30 porciones. Si queréis probar con menos, dividir por la mitad los ingredientes.

INGREDIENTES
- 1 litro de leche
- 110g de maicena
- 120g de azúcar
- 2 huevos + 1 para rebozar
- 1 cucharada vainilla
- Cáscara de limón y canela en rama
- Azúcar y canela
- Harina
- Aceite para freir


En primer lugar ponemos en una olla el litro de leche, menos 1/2 vaso aproximadamente que reservaremos frío. Añadimos a la leche la cáscara del limón, la canela en rama, la vainilla y el azúcar. Dejamos cocer unos 10 minutos a fuego lento para que coja bien los sabores.

Mientras mezclamos en la leche fría que hemos retirado la maicena y los dos huevos y removemos bien para que se integre todo y no quede ningún grumo. Este será nuestro espesante.



Pasados los 10 minutos, retiramos la cáscara del limón y la canela en rama con cuidado de no dejar restos y llevamos la leche a ebullición. Cuando hierva añadimos el resto de la leche con la maicena y el huevo. Removemos hasta que la mezcla espese bastante. La textura es bastante consistente, un poco más que una crema pastelera.

Lo ideal es preparar la masa el día de antes, para que se enfríe adecuadamente y cuaje por completo.

Tendremos preparado el molde donde se enfriará la masa. No creo que se pegue, pero con si acaso, yo lo engrasé un poquito con mantequilla. Vertemos todo en el molde y extendemos con la ayuda de una espátula, porque ya estará un poquito dura. Debe quedar un grosor de unos 2 cm.

Con estas cantidades a mi me salió un molde de 25x18cm y otro de 20x10cm, para que os hagáis una idea. Dejamos reposar en la nevera al menos 6 horas, y como os decía antes, mejor de un día para otro.

Una ves frío, lo desmoldamos. Normalmente al volcarlo sobre un plato cae fácilmente, sino mete un cuchillo pequeñito por los bordes y despégalo. Corta la masa en cuadraditos de unos 5x5cm.

Prepara una sartén que tenga un poquito de fondo con aceite abundante para freir. Pasa los cuadraditos de masa por harina y por huevo y fríelos sobre un minuto por cada lado, hasta que estén doraditos. Sácalos y déjalos escurrir un poco sobre una fuente con papel absorbente.

Mezcla en un bol azúcar y canela y reboza las porciones ya fritas. Déjalas enfriar o sírvelas templadas, como más te guste. Y como acompañamiento puedes añadir helado de vainilla y sirope de fresa! Te quedará un postre espectacular ;)

Yo para las fotos utilicé un acompañamiento con mermelada de frutos del bosque, que también es otra opción para servirla.

Y el resultado fue esto que véis:





BUEN PROVECHO!!!



0 comentarios:

Kits Fiesta Imprimibles

Sígueme en las Redes

Mi Rincón, Mi Cocina en Facebook Mi Rincón, Mi Cocina en Twitter Mi Rincón, Mi Cocina en Pinterest

Recibe todas las recetas en tu email

Sponsors

Visita mi Blog dentro de los Blogs de Cocina en Coobis.

Qué quieres preparar?

Contacta conmigo

A todos les gustan...

Google+