miércoles, 18 de marzo de 2015

Queso manchego en aceite, romero y guindilla | Manchego cheese with olive oil, rosemary and chilli


Hoy os traigo más bien una propuesta que una receta… es tan sencillo que yo no lo consideraría receta, pero desde luego es igualmente rico. Vamos, qué digo! Es más qué rico, es una maravilla! jeje. 

No sé si os gustará el queso, pero a mi desde luego me apasiona en todas sus versiones. Me gusta desde el queso viejo viejísimo hasta el queso fresco, pasando por el queso de untar (aunque no me siente muy bien, por cierto…), el de porciones, el gouda, el cheddar, el roquefort, el cabrales… sólo recuerdo haber probado una vez un queso que no me gustaba y era un gouda con clavo, y es que ahí ya me colé un poco yo con la emoción y las mezclas raras ;)

Hace poco he descubierto también mi afición por la mezcla de quesos con dulce, tipo membrillo, mermeladas, etc. Y es que con los años cambian en la vida hasta los gustos culinarios, porque yo que siempre había defendido que la mezcla dulce-salado no la quería ni loca, pues mira por donde ahora me encanta. Creo que demasiadas veces nos auto-imponemos barreras absurdas a nosotros mismos que nos hacen no disfrutar de pequeñas cosas. Hay que abrir un poquito más la mente, la vista, el paladar… jeje!

Sin alargarme mucho más, os diré que la familia de mi chico es de La Mancha, y donde mejor para comer queso en en tierras manchegas, verdad? Pues hace un par de años descubrimos allí una quesería chiquitita con unos quesos riquísimos y a un precio mejor aún. Desde entonces no hay viajito que volvamos con las manos vacías. Incluso un par de veces al año el señor de la quesería nos prepara un paquete y nos los envía cuando nos quedamos sin provisiones ;)


Ingredientes
- Queso manchego curado o semi

-
Aceite de oliva suave

-
Romero

-
Tomillo

-
Dientes de ajo
- Guindilla


La idea de esta receta me surgió porque tenía una cuña de queso que veía que no nos terminábamos y me daba tanta pena que se echar a perder que me puse a pensar cómo conservarlo. Recordé como en casa mi padre ponía muchas veces quesos en aceite y estaban riquísimos, así que hilé un poco y la solución estaba clara: queso en aceite!



Para ir un poquito más allá, recordé que había visto por algún blog un queso en aceite con guindilla, y además coincidió que me había regalado romero y tomillo en rama. Vamos, que el cosmos se conjuró para que esto saliera jeje!
La preparación es sumamente sencilla. Troceamos el queso en trozos del ancho de un dedo más o menos. Lavamos el romero y el tomillo y aplastamos los dientes de ajo sin pelar.




En un bote (preferiblemente que podamos cerrar herméticamente) echamos una parte del queso y sobre ella los ajos, las guindillas y las especias en rama. Ponemos la otra mitad del queso y cubrimos con aceite.
Es muy importante que cubráis bien de aceite, porque si queda algo fuera puede echarse a perder, coger humedad o vete a saber.




Tapamos nuestro bote agitando un poquito para que todo se mezcla bien y dejamos macerar durante un tiempo. Este tiempo dependerá del gusto de los comensales. El mío por ahora lleva 2 semanas y para mi gusto aún no está suficientemente curado, creo que al menos lo dejaré hasta dentro de otras dos semanas, porque me gusta bien picante.

Hay una cosa que nos es fundamental pero que motiva un montón, y es comprarte un bote super bonito para echar tu queso en aceite jejeje! yo compré este en una tienda del centro comercial n4 (cuyo nombre no recuerdo) por sólo 3€ y estoy encantada ;)


Espero que os guste la idea y la pongáis en práctica!

BUEN PROVECHO!!!




0 comentarios:

Kits Fiesta Imprimibles

Sígueme en las Redes

Mi Rincón, Mi Cocina en Facebook Mi Rincón, Mi Cocina en Twitter Mi Rincón, Mi Cocina en Pinterest

Recibe todas las recetas en tu email

Sponsors

Visita mi Blog dentro de los Blogs de Cocina en Coobis.

Qué quieres preparar?

Contacta conmigo

A todos les gustan...

Google+