martes, 19 de febrero de 2013

Merengue Italiano y crema pastelera, complementos perfectos

Bueno, pues tenía este post pendiente en realidad desde hace muuuucho tiempo, pero siempre salía algo por medio que se le adelantaba... pero ya que me lo han pedido (en repetidas ocasiones... sorry!) pues por fin le llegó su momento.

Tengo que decir que el merengue no es lo mío... bueno, más bien no lo era. Por eso siempre que me decían que lo hiciera iba poniendo excusas. Hasta que un día me puse a investigar un poquito más y descubrí, por ejemplo, que hay muchos tipos de merengue... de los que por ahora con el que me he atrevido ha sido con el italiano, que es el que hoy os presento.
Tiene una textura super cremosa y a pesar del dulce y la cantidad de azúcar, la verdad es que no resulta nada empalagoso. Sí tengo que decir que una de las veces que he hecho esta receta se negó de todas todas a subir... aún intento adivinar por qué... pero no tengo ni idea. Mi teoría es que las claras no estaban bien subidas a punto de nieve cuando empecé a añadir el sirope... y que este día llovía mucho... jeje! no sé si tendrá que ver, pero ahí está el dato ;)

Tiempo de preparación: 20min
Dificultad: media / alta

Ingredientes
- 4 claras de huevo (M)
- 400g de azúcar
- Agua

La receta en sí del merengue italiano es muy sencilla. Lo más complejo es coger el punto del almíbar para que esté a la temperatura adecuada. Un dato importante es que la receta original que busqué era con 400g de azúcar, pero yo lo hago con 350 y sale estupendo, porque ya está bastante dulce...

Colocamos en una cazo unos 300g de azúcar. Añadimo un chorrito de agua hasta que cubra el azúcar. Dejamos calentar hasta que este almíbar esté a punto de bola (aquí podéis saber cuándo está).

Ponemos las claras (a temperatura ambiente, sacándolas una horita antes del frigo) en un bol y batimos con la barilla eléctrica hasta que queden a punto de nieve. continuamos batiendo un poco más y añadimos el resto de azúcar que tenemos en forma de lluvia sobre las claras.

Una vez que esté bien integrado el azúcar, procedemos a añadir en forma de hilo muy finito el almíbar (aún caliente) que teníamos al fuego. Continuamos batiendo todo el tiempo que estamos añadiendo el almíbar.


Cuando esté todo el almíbar añadido, comprobaremos que el bol donde estamos batiendo está muy caliente. Es completamente normal, porque hemos añadido el almíbar a temperatura bastante alta. Poco a poco el merengue irá cogiendo cuerpo y una textura cremosa. Tenemos que seguir batiendo hasta que la temperatura del bol baje y se enfríe.


No he calculado el total del tiempo, pero creo que ronda los 8/10 minutos en total.

Una vez montado, yo siempre lo dejo reposar un poco en el frigorífico, más o menos media hora.

Transcurrido ese tiempo ya puedes utilizarlo para lo que más te guste: milhojas, tartas, cupcakes, mousse, etc.



Un problema que siempre me surgía era qué hacer con las yemas, así que os dejo también la receta de una crema pastelera muy sencilla, que os servirá de relleno para la tarta o para cualquier otra cosa, porque está riquísima!

Ingredientes crema pastelera
- 500ml de leche
- 4 yemas de huevo
- 100g de azúcar
- 50g de maicena
- Aroma de vainilla

Calentamos en un cazo la leche con el azúcar y las yemas bien batidas, para que no se cuajen. También el aroma de vainilla. Apartamos un par de dedos de leche en un vaso y diluimos bien la maicena. Cuando la leche empiece a hervir, añadimos el contenido de ese vaso y removemos bien. En pocos segundos comenzará a espesar. Apartamos del fuego y rellenamos la tarta o lo que vayamos a cocinar.

En cuanto al bizcocho no pongo receta, porque podéis utilizar el que más os guste... yo las dos veces que he hecho la tarta he utilizado el típico bizcocho de yogur y ha quedado muy rico y jugoso.

Un consejito que os doy, es que según me han dicho lo que se han comido la tarta y llevado las sobras, el merengue de un día para otro gana en textura y sabor, así que si la podéis preparar el día de antes, mejor! aunque el mismo día está igualmente rico.
La decoración extra fue con una buttercream de turrón de jijona que me sobró de unos cupcakes que hice el mismo día. Era un complemento más bien estético que de sabor.



2 comentarios:

  1. Como bien dices lo díficil es lograr el punto del almíbar, ya que debe quedar exactamente en ese punto para que se disuelva bien. Además otra cosa difícil es mezclar en forma de hilo el almíbar. Por eso yo en lo personal prefiero el merengue suizo, en donde se mezclan al fuego las claras con el azúcar hasta disolverlo completamente y luego se bate, si tenemos cuidado que las claras no se cocinen con el fuego, es una opción mucho más sencilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan!! Pues sí que hay que coger ese punto, pero luego queda taaaaan cremoso y taaaan rico que merece la pena practicar un poquito! En realidad no es tan difícil, vamos yo lo hago a ojo, cuando veo que espesa un poco, no tengo termómetro ni nada... pero desde luego el suizo tampoco está nada mal!! Gracias x leerme ;)

      Eliminar

Gracias por tu comentario!

Kits Fiesta Imprimibles

Sígueme en las Redes

Mi Rincón, Mi Cocina en Facebook Mi Rincón, Mi Cocina en Twitter Mi Rincón, Mi Cocina en Pinterest

Recibe todas las recetas en tu email

Sponsors

Visita mi Blog dentro de los Blogs de Cocina en Coobis.

Qué quieres preparar?

Contacta conmigo

A todos les gustan...

Google+